¿Tomamos un Mate?

cultivo mate

La yer­ba  es una plan­ta orig­i­nar­ia de Su­daméri­ca, es una es­pecie na­ti­va del bosque sub­trop­i­cal de­nom­i­na­da Ilex Paraguar­ien­sis.

En Ar­genti­na podemos ver sus cul­tivos   en una región de gran belleza nat­ur­al que com­prende la provin­cia de Mi­siones y el Nordeste de la provin­cia de Cor­ri­entes. La tem­per­atu­ra, humedad y com­posi­ción del sue­lo de es­tas re­giones re­sul­tan condi­ciones ide­ales para su cul­ti­vo.

Las ref­er­en­cias bib­li­ográ­fi­cas in­di­can efec­tos ter­apéu­ti­cos que se re­mon­tan a casi cu­a­tro sig­los y  en la ac­tu­al­i­dad, se han com­pro­ba­do  efec­tos ben­efi­ciosos de la yer­ba mate a par­tir de in­ves­ti­ga­ciones cien­tí­fi­cas.

Co­mo ya lo he men­ciona­do antes, la yer­ba mate posee una im­por­tante ac­ción an­tifati­gante y en­er­gizante, re­sul­ta­do de la com­bi­nación de bases xán­ti­cas. La yer­ba mate re­sul­ta muy útil en los tratamien­tos para adel­gazar, ya que, por su com­posi­ción quími­ca, cor­ta el apeti­to; ayu­da  lax­ante y posee una fun­ción di­uréti­ca.