La historia del Mate

Según el historiador Ruíz Díaz de Guzmán, fue Hernando de Arias y Saavedra  quien descubrió la yerba mate en las guayacas (especie de monederos), de unos indios que cayeron en su poder. Los indios tomaban la bebida de una especie de calabaza que servia de recipiente, los guaraníes la llaman caiguá y a la bombilla la llaman tacuapí.

Muy pronto se difundió la bebida. Lo jesuitas la preparaban en forma de té (mate cocido), porque desconfiaban del mate con bombilla. Los jesuitas fueron los primeros en dedicarse al cultivo de la yerba mate de nombre científico Ilex Paraguariensis o Ilex Theazans.