La his­to­ria del Mate

Según el his­to­ri­ador Ruíz Díaz de Guzmán, fue Her­nan­do de Arias y Saave­dra  quien de­s­cubrió la yer­ba mate en las guay­a­cas (es­pecie de mon­ederos), de un­os in­dios que cayeron en su poder. Los in­dios toma­ban la be­bi­da de una es­pecie de cal­abaza que servia de re­cip­i­ente, los guaraníes la lla­man caiguá y a la bom­bil­la la lla­man tacuapí.

Muy pron­to se di­fundió la be­bi­da. Lo je­suitas la prepara­ban en for­ma de té (mate co­ci­do), porque de­scon­fi­a­ban del mate con bom­bil­la. Los je­suitas fueron los primeros en dedi­carse al cul­ti­vo de la yer­ba mate de nom­bre cien­tí­fi­co Ilex Paraguar­ien­sis o Ilex Theazans.